29 de septiembre de 2011

margaritas, miel y jugo de sandía.

Volver del inconsciente y oír la lluvia.
Correr a la cocina a preparar el café matutino.
Esperar al lado de la cafetera mirando un punto fijo, intentando que los pensamientos no se cuelen por la tranquilidad que acosa la mañana lluviosa pero que de todos modos, sean más fuertes que tú y se cuelen de cualquier forma.

Y tus pensamientos te elevan en la esencia de los recuerdos y allí estás, reviviendo sin que nadie pueda verte, lo que sucedió esa madrugada.
Un gentil jazz sonaba a lo lejos, pero nadie parecía percatarse de él más que cuando las jovencitas más ebrias tomaban de la mano a algún que otro muchacho y lo hacían bailar con ellas al ritmo del saxofón o de la trompeta.
Caminas por los pasillos del establecimiento como un ende invisible, como un fantasma. Y por fin los encuentras.
Bailan al son de la música, pero ambos notan que están casi tan sobrios como un domingo a la mañana, solo han tomado un poco de ponche que los ha vuelto algo más alegres. 
Emanan perfume de margaritas, miel y jugo de sandía. Sientes que estás de más, aunque sabes que ellos no notarían tu existencia ya que están perdidos en la mirada del otro. Se acarician con delicadeza, como si fuesen obras invaluables, piezas de arte, flores desnudas.
Y entonces cuestionas todas aquellas conjeturas que habías hecho en tus más oscuros y tristes días y te preguntas si lo que habías creído amor no era más que un tormento, porque el amor es correspondido, entonces o el amor realmente existía o lo que ellos vivían no era más que... un... no. 
Definitivamente, era amor.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado! me gusta un monton como escribes, en serio.
    Siento no haberte comentado antes. Te sigo desde hace mucho tiempo, pero por algunos problemas no pude comentar.
    Espero que sigas escribiendo!
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  2. Amo como escribis! Encerio.
    Te inspiras algo en especial?
    Un beso grande :)

    ResponderEliminar
  3. Que bonito y que bien escribes.
    Estaba claro que lo que sentían era amor, y muy bonito aunque no lo crean.
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  4. Me gustan las imágenes que recreas y lo fácil que haces que parezca escribir algo tan dulce. Un abrazo

    ResponderEliminar