6 de abril de 2011

inexpresion

El agua jugaba con el cadáver como se le antojaba, bailando con él de aquí para allá; dejándolo descansar en la arena cuando se cansaba de arrastrarlo a las profundidades, o golpeandolo sin piedad contra una superficie rocosa.

Era rídiculo ese tipo de vulnarabilidad. No podía soportarlo.
Realmente tocaba una partícula en mi interior y ésta se evaporaba, dejándome más vacía de lo que ya estaba.
Me dolía imaginar que el triste alma que había abandonado el cuerpo jamás se enteraría de lo que le estaba sucediendo a su anterior hogar.
Bailaba sin ritmo ni compás una triste melodía, flotando sin vida sobre un océano oscuro y tenebroso.
Sus ojos estaban abiertos, mirando al vacío pero totalmente inexpresivos. Era lo único que tenía algún tipo de sentido en la situación; éstos iban al compás de la muerte, porque ésta significa eso: inexpresión.
¡Qué triste era saber que en un futuro próximo, todos terminaríamos de igual manera! Flotando a la deriva,  y si ahora creemos que no tenemos control de nuestro destino, ¿entonces qué sería de nosotros entonces? ¿será posible que ni ahora lo tengamos y jamás lo vayamos a tener?

1 comentario:

  1. Hola!! :) Hacía tiempo que no me apsaba por aqui! lo siento!! :( pero al menos, me he dado cuenta de que sigues tan bien como el primer dia!! o mejorr!!!! es geniaal!! me encantaa! ademas que la entrada esta genial! porque es verdad, nadie termina de saber lo que es la inexpresión porque puede ser tantas cosas o aparecer de formas tan diferentees.... bueno un beso y sigue asi!! si puedes, pasate por mis blogs! ;D

    ResponderEliminar